top of page
Buscar

0003: Los filtros a través de los cuales vemos la vida

Actualizado: 19 oct 2020

¿Qué percibimos vos o yo que es verdad? ¿En qué se diferencian nuestras percepciones? ¿A través de qué filtros vemos cada uno de nosotros los eventos de nuestro día? ¿Qué historias escribimos en nuestra mente basándonos en nuestras percepciones de la verdad? Tenga en cuenta que, en realidad, pueden ser una versión modificada de la verdad que contamos para transmitir nuestro punto de vista.

Dejame contarte una pequeña hitoria.

Amo nadar. Hago piletas en una piscina cubierta climatizada de 20 metros de largo. Tan pronto como golpeo el agua, me estiro, nado algunas piletas con aletas y sosteniendo una tabla de nado, luego nado piletas de espalda y luego termino, una vez más con las aletas y la tabla de nado. No soy nada atlético; Nado a mi manera y a mi propio ritmo. Una vez que haya aprendido a respirar de nuevo, trabajaré en algunas piletas de crol. Debido a la pandemia, la piscina estuvo cerrada durante seis meses. Tan pronto como se implementaron los protocolos, no perdí el tiempo para volver a la actividad que me da fuerza física y tranquilidad.

Mientras nadaba el otro día, tuve una rara hora de enfoque y concentración casi perfecto. No estaba en ningún otro lugar excepto en el agua y en el ahora. Las voces de la salvavida y otros nadadores reverberaron en mis tapones, lo que preparó la escena, pero parecía no tener importancia. Cuando salí de la piscina, sentí como si me hubieran inyectado oxígeno. Tenía una cantidad ridícula de energía; una vez en casa, la limpié y terminé una larga lista de cosas, lo que me hizo sentir aún más entusiasta y enérgico. Honestamente, fue uno de los días personales más felices que he tenido.

Una amiga mía tuvo una experiencia muy diferente en el gimnasio ese día y estaba bastante molestada por esto. Me enteré de esto cuando la visité la tarde siguiente. Aparentemente, Jana había estado parada frente a mi carril tratando de llamar mi atención. Dijo que lo intentó tres o cuatro veces. Quería saludarme. Jana dijo que lo intentó una vez más antes de irse, pero nunca miré en su dirección. Ella me dijo que se sentía menospreciada y irrespetada. Incluso había llegado a concluir que yo simplemente no tenía tiempo para ella. Pensé que esto era muy extraño ya que recientemente habíamos pasado muchos buenos momentos juntos.

Lo que yo vi como un simple malentendido, ella lo vio como una afrenta a nuestra amistad. Irónicamente, una de las razones por las que había visitado a Jana ese día era para compartir mi maravillosa experiencia de natación. Con la situación mundial como es, trato de compartir la felicidad cada vez que asoma su cabeza bienvenida. Al menos, esta es siempre mi intención.

¿Cómo puede ser que mi hora feliz en una piscina se convirtió en una hora de frustración y resignación para Jana? Mientras la escuchaba, mantuve en el fondo de mi mente la facilidad con la que esta historia podría haberse revertido: ella podría haber estado pasando el mejor momento de su vida en una piscina con un riesgo de coronavirus relativamente bajo mientras yo estaba al borde con ansiedad, buscando su atención y reconocimiento. ¿Qué estaba pasando debajo de la superficie? ¿Qué percepciones y experiencias recientes tuvo que afectaron su capacidad para ver ese momento de manera diferente?

La noche anterior, Jana había dormido mal. Ese mismo día, se enteró de que su único hijo, que vive en Buenos Aires, había estado expuesto al COVID-19 en su edificio de departamentos. Tiene poco más de 30 años y sufre de diabetes. Había pasado la noche preocupada e inquieta. Hace varios meses, su mejor amiga y su familia inmediata tomaron la difícil decisión de regresar a España a vivir (esto a pesar del virus) para poder estar más cerca de sus familiares extendidos allí. Ella y Pilar habían vivido a pocas casas una de la otra durante los últimos 20 años.

Jana estaba tratando de acercarse y hacer nuevos amigos mientras luchaba con sentimientos de miedo, abandono y aislamiento. A través de este filtro de dolor, interpretó mi concentración en la piscina como despectiva y descortés. Sus percepciones habían culminado en una narrativa que decía algo como esto: “Estoy muy preocupada por mi hijo y necesito hablar con alguien. Realmente extraño a Pilar y sus hijos. Luego, en el gimnasio, Linda me ignoró completamente. ¿Ves lo difícil que es hacer nuevos amigos?"

Desde entonces hemos aclarado todo esto y pronto nos reuniremos. Fue difícil para mí tomar algo sobre este incidente específico como algo personal. Dado que mis propias percepciones y narrativa eran buenas ese día en particular, pude ir directamente a la empatía. Recordé mis propias noches de insomnio, las que viví una y otra vez cuando nos acabábamos de mudar a Uruguay. Extrañaba (y aún extraño) a viejos amigos y me preguntaba si haría nuevos. Más recientemente, COVID-19 nos ha afectado a muchos de nosotros, incluidos miembros de mi propia familia, y la incertidumbre que lo acompaña es dolorosamente familiar.

En su excelente libro Forgive for Good (publicado en español como Perdonar es Sanar), el Dr. Fred Luskin escribe sobre nuestras percepciones, la narrativa resultante y cómo esta narrativa puede ayudarnos o dañarnos. El Dr. Luskin, profesor de psicología, es director y cofundador del Proyecto del Perdón de la Universidad de Stanford en Palo Alto, California. Explica que nuestras percepciones reflejan los detalles en los que elegimos enfocarnos cuando experimentamos algo y luego se lo describimos a otra persona. Estos detalles pasan a formar una narrativa. Si una experiencia y detalles dados fueron negativos para nosotros, esa narrativa puede convertirse en una historia de agravio.

Una historia de agravio, escribe el Dr. Luskin, es aquella en la que una persona es una víctima agraviada por alguien o alguna situación fuera de su control. Una historia de agravio es una historia sobre una experiencia negativa no resuelta que alguien cuenta una y otra vez. Es una versión modificada de la verdad que dicen para hacer entender su punto. Una vez que una historia de agravio se ha arraigado en nuestra psique, crece el resentimiento, la amargura, el cinismo e incluso la enfermedad. Se transforma en un feo jardín que todos hemos visitado en un momento u otro.

Cuando vemos a alguien, es posible que no sepamos o no entendamos cómo le está yendo en ese momento. O podemos saber acerca de los eventos recientes en sus vidas sin considerar conscientemente el filtro a través del cual pueden estar viendo la vida. Mi deseo para Jana es que pueda encontrar la manera de mantenerse en contacto regular y feliz, aunque ahora al otro lado del océano, con su querida amiga Pilar. Que su hijo se recupere del COVID-19 (al final dio positivo) y que ella siente que ni ella ni su hijo están solos en esta terrible experiencia. Que se sienta amada, acompañada y escuchada en este nuevo capítulo de su vida.

Como su amiga, ¿qué puedo hacer para ayudar a que ese deseo se haga realidad? Contestar el teléfono en lugar de enviar mensajes de texto (escribir es una gran parte de mi vida y para mí el hábito es difícil sacudir). Ser consciente de los demás y estar presente para ellos en la piscina y más en otros lugares.

Tal vez, combinados, estos conduzcan a nuevas percepciones que ayuden a Jana a reescribir esa narrativa. Mientras tanto, tal vez debería reescribir mi propia narrativa, la que separa tan rígida e innecesariamente ser social de tener un buen baño.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

0007: Reflexiones del Mundo Underground

Viajo ligero de equipaje, duermo en las Puertas de Alcalá, que como dice la canción veo pasar el tiempo, incluyendo a Carlos Tercero. Me pregunto si su lacayo la pasó canutas, como yo. Está nevando en

留言


Post: Blog2 Post
bottom of page