top of page
Buscar

0002: Cómo los uruguayos que conozco aquí inspiraron este proyecto

Actualizado: 7 oct 2020

Mis queridos uruguayos, aquí les describo con amor la esencia única que veo en ustedes...

La empleada que trabaja en el vestuario de mujeres en el club local hace mucho más que saludar formalmente a todos los que vienen a vestirse para su entrenamiento. Se dirige a cada uno de nosotros por nuestro nombre. Nos habla de nuestras vidas y de la suya propia. Ella ayuda a los miembros ancianos y discapacitados a cambiarse de ropa y luego se asegura personalmente de que lleguen sanos y salvos a su clase.

Una vez dijo que no llama a estos momentos trabajo: los llama parte de tener un día que importa.

Para mí, Verónica es característicamente uruguaya. Los uruguayos son educados, directos, considerados y hospitalarios. También ven dar lo mismo a cambio como una cuestión de cortesía común. Independientemente de sus orígenes o circunstancias actuales, los uruguayos que conozco interactúan entre sí y con todos los demás como si fueran iguales. Como debería ser.

Desde el 3 de octubre de 2020, he vivido en este hermoso país durante tres años (soy originalmente de California). Durante este tiempo he conocido a muchos uruguayos que han compartido generosamente su cultura, perspectivas y formas de pensar. Muchos de los que se han mudado aquí desde otros lugares han afirmado las hermosas y entrañables cualidades que ven en este pequeño, tranquilo y verde rincón de América del Sur.

Los uruguayos que conozco son de todas las edades y proceden de todos los orígenes imaginables: jóvenes y ancianos, ricos y luchadores, altamente educados y espabilados, picaros. A algunos los encuentro en el centro o los veo durante las lecciones de inglés, y otros se han hecho amigos cercanos. A pesar de las marcadas diferencias en sus vidas, todos los que he conocido sienten una conexión con sus compañeros uruguayos.

Cada uno de ellos tiene el deseo de comprender diferentes perspectivas, un agudo sentido de la equidad y un espíritu colaborativo.

Aquellos que tienen los medios viajan mucho y sienten una gran curiosidad por otras culturas. Se dice que los uruguayos tienden a mirar hacia nuevos horizontes porque la mitad del país mira hacia afuera a lo largo de su costa atlántica y el Río de la Plata. Los lugares que las personas que conozco han visitado incluyen India, China, Japón, y Azerbaiyán además de los países europeos. Uno de mis antiguas alumnas de inglés era un surfista que pasó seis meses en Indonesia.

Además de mirar hacia afuera, se miran unos a otros en busca de inspiración y nuevas ideas. Esto es evidente en el Grupo Geopolítico al que me uní aquí hace casi dos años. Todos los viernes desde mayo nos hemos estado reuniendo en Zoom (debido a la pandemia). Durante nuestras reuniones, que son organizadas con devoción por voluntarios, conferencistas de Uruguay y otros países hacen presentaciones y lideran discusiones sobre eventos actuales. La membresía del grupo está compuesta principalmente por jubilados (a los 52 años, soy la miembro más joven).

Dependiendo del tema, las discusiones pueden dar lugar a debates animados. A pesar de la diversidad de antecedentes y perspectivas que existen entre nosotros, nunca he presenciado un intercambio de opiniones desfavorable o irrespetuoso. De hecho, la mayoría de estas discusiones geopolíticas culminan en una discusión sobre la equidad, tanto en el escenario global como en la vida cotidiana.

¿Cómo creen que es la equidad en la vida diaria? Para mi amiga Natalia, la equidad es evidente en la existencia de cierto impuesto a la propiedad, cuyas ganancias se destinan a proporcionar comidas calientes a los niños de las escuelas públicas. Para mi alumna Teresa, la equidad es una cuestión de respeto mutuo, cuya enseñanza cree que debe revivirse en todo el plan de estudios de las escuelas públicas. Toda la educación que se precie, afirma, comienza con esto.

Los ejemplos anteriores representan pensamientos y pasos concretos tomados para manifestar ideales. En Uruguay hay tanta disparidad económica, cultural y educativa como en casi cualquier lugar, especialmente con la situación económica actual en todo el mundo. En el departamento de Maldonado donde vivo, existe una gran riqueza (tanto heredada como ganada) a tiro de piedra de los jóvenes que hacen malabares con bolos y lavan las ventanas de los autos en los semáforos por dinero.

No obstante, creo que a la gente le importa mucho rectificar estas disparidades por el bien de todos. Tomemos por ejemplo a los adolescentes uruguayos a los que les he enseñado inglés y que provienen de entornos relativamente privilegiados. No son niños mimados como puede que se te haya pasado por la cabeza al principio. Hacen las tareas del hogar, son agradecidos, educados, culturalmente conscientes y particularmente entusiastas de contribuir positivamente al país que heredarán.

Los alumnos de sexto grado con los que tuve la suerte de trabajar como maestra suplente en una escuela maravillosa en el vecindario fueron, en mi experiencia, inusualmente colaborativos. Por ejemplo, cuando un niño tuvo problemas para responder una pregunta mía, sus compañeros de clase gritaron respuestas, que le dirigieron a él, no a mí. Estaban más preocupados por el éxito de su compañero de clase que por mi aprobación. Como debería ser.

Como extranjera y norteamericana, lo que he descrito son algunos de los atributos positivos que veo, los lindos hilos que se destacan como parte del tejido de la vida uruguaya. Por supuesto, se entrelaza mucho más de lo que parece. Y se necesita escuchar a los lugareños para que te alejes y aprecies toda la muestra.

Está Nathan, el amigo que un día me dijo algo aparentemente fuera de contexto (estaba comprando en el mercado en el que trabaja), pero que fue directamente al grano. Ese algo era esto: “Deberías hacer algo relacionado con la dinámica del conflicto, aquí mismo en Uruguay”. Continuó: "En su mayor parte, la gente aquí no tiene las herramientas para resolver o gestionar los conflictos personales. Es algo que necesitamos ".

Curiosamente, en ese mismo momento en que dijo esto, yo había estado contemplando interna y silenciosamente algo en ese sentido. Aunque no soy de ninguna manera una experta en dinámica de conflictos, pensé que tal vez podría facilitar una conversación amplia y continua aquí y más allá para unir mentes diversas. Esto es lo que intentaré hacer, de todos modos.

En comparación con muchos otros lugares en este momento, siento una sensación de promesa aquí: confianza en que la sociedad civil perdurará y progresará. Las personas a las que he llegado a conocer escuchan otros puntos de vista con una mente abierta y entablan conversaciones con seriedad. Lo hacen con la esperanza de que eventualmente todo sea más justo. Quieren colaborar en soluciones aunque, como todos nosotros, están luchando por encontrar la mejor forma de hacerlo.

Esto es lo que inspiró Hemispheric Fit.


Los nombres de las personas mencionadas en las publicaciones de mi blog se han cambiado para proteger su privacidad.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

0007: Reflexiones del Mundo Underground

Viajo ligero de equipaje, duermo en las Puertas de Alcalá, que como dice la canción veo pasar el tiempo, incluyendo a Carlos Tercero. Me pregunto si su lacayo la pasó canutas, como yo. Está nevando en

Comentários


Post: Blog2 Post
bottom of page